Estudiar Astronomía

Domingo, 21 de marzo de 2010
Si quieres ser astronomo, debes empezar estudiando física

Para comprender la astronomía, a nivel profesional, es necesario saber física, en Guatemala existen dos programas de licenciatura en física, uno en la Universidad de San Carlos (USAC) y otro en la Universidad del Valle de Guatemala (UVG). En la USAC además existe un programa de Maestría en
Física
. Sin embargo solo en el programa de la USAC existen dos cursos sobre astronomía: Tópicos Selectos de Física 1, curso de astronomía básica, e Introducción a la Astronomía y Astrofísica, curso estándar de astronomia
a nivel universitario. Además de estos cursos hay otras oportunidades para los estudiantes interesados en astronomía como los Cursos Centroamericanos de Astronomía y Astrofísica que se desarrollan en forma rotativa en los seis
países centroamericanos, los Cursos de Astronomía Observacional, para
estudiantes centroamericanos, que se desarrollan en México y la posibilidad de que algunos estudiantes realicen su tesis de licenciatura trabajando con astrónomos mexicanos.

¿Es posible estudiar astronomía en Guatemala? ¿Vale la pena que me interese en estudiar astronomía si pretendo vivir en Guatemala? Éstas y otras preguntas se hace mucha gente joven antes de entrar a la universidad, cuando ya están en la universidad algunos estudiantes mencionan que les hubiera gustado mucho estudiar astronomía pero han escogido otra carrera por consejo de sus padres o porque piensan que tendrán mejores oportunidades de trabajo eligiendo otra carrera; cuando ya han termidado la universidad pueden encontrarse personas que aun mencionan que les hubiera gustado mucho estudiar astronomía pero
que las condiciones del país no se lo permitieron; ojalá haya mas guatemaltecos que decidan estudiar astronomía y no se queden con el sueño inconcluso aprovechando que estamos celebrando el Año Internacional de la Astronomía.

A continuación presentamos algunos comentarios de guatemaltecos que decidieron estudiar astronomía y astrofísica. Ademas de algunos sitios de otros paises donde responden algunas de estas preguntas.


Eduardo Rubio Herrera

Yo siempre he sido algo curioso y para estudiar astronomía (o cualquier otra ciencia exacta) hay que ser curioso. Esta curiosidad es una especie de hechizo… y el hechizo que siento es por el reto de tratar de entender una pequeñísima parte del universo donde vivimos. También me gusta mucho esta ciencia porque, al igual que las demás ciencias exactas, es una gran aventura con naufragios y también grandes momentos de descubrimiento. En general las reglas de la ciencia son simples y objetivas. En mi opinión, en la actualidad la ciencia es lo mejor que tenemos para describir y entender el lugar donde vivimos y también para hacer de nuestra sociedad un lugar mejor.

Me interesé por la astronomía desde que era pequeño. Yo y mi familia vivíamos en esos años en Bárcenas, Villa Nueva y en el parcelamiento no habían instalado la electricidad y mi padre solía despertarnos a mi hermano y a mí para ver las estrellas en la noche y la verdad ver todos esos luceros allá arriba me pareció increíble. Debido a que la ciudad no había crecido tanto las noches eran oscuras y era posible ver muchas estrellas. Otro recuerdo interesante que llevo en la mente vívidamente fueron los hechos que ocurrieron cuando estaba en segundo año de primaria, alla por 1986 y todos ellos durante fechas muy cercanas. El primero fue el paso de la nave espacial Voyager II cerca del planeta Urano, el segundo fue la explosión del transbordador espacial Challenger y el tercero fué el paso del cometa Halley. Ese es uno de los recuerdos más tempranos que tengo de querer estudiar y ser astrónomo y estuvo latente en mi durante los años de la primaria y la secundaria.

Cuando estaba en el bachillerato, supe de la existencia de una carrera que se llamaba ‘Licenciatura en Física Aplicada’ gracias a un grupo de amigos aficionados a la astronomía. Ellos me contaron de la carrera y me contaron que para ser astrónomo profesional, era necesario estudiar ciencias físicas. Fué así que cuando llegó el momento de entrar a la universidad decidí estudiar Licenciatura en Física.

Para ser astrónomo es necesario entender las leyes fundamentales de la física y todo astrónomo es primeramente un físico o un matemático con cierta formación en física. La astronomía es una especialización que viene luego, puesto que el astrónomo aplica estas leyes físicas a los fenómenos que se observan en los cielos.

Para realizar mi tesis de licenciatura, tuve la oportunidad contar con el apoyo del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México junto con una beca de la Unión Astronómica Internacional, para ir a hacer una investigación sobre estrellas variables en la constelación de Orión. Ese trabajo junto a la colaboración de otros astrónomos, fué publicado hace unos años en la revista Astronomy and Astrophysics, y en el mismo reportamos el descubrimiento de algunas estrellas variables nuevas.

Me gradué de la Universidad de San Carlos con el título de Licenciado en Física Aplicada, un 24 de junio de 2002 y recuerdo exactamente un mes después, el 24 de julio a las 7 AM estaba sentado en un avión rumbo a la ciudad de México a proseguir mis estudios de especialización en astronomía. Gracias a una beca nuevamente, logré terminar una Maestría en Ciencias con especialización en astronomía, con una tesis de maestría, sobre discos de acreción alrededor de agujeros negros en Abril del 2005, que produjo dos articulos prublicados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. De ciudad de México me mudé a Àmsterdam, ciudad donde realizo ahora mi doctorado en ciencias en el Instituto de Astronomía de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos.

Aquí he estado trabajando desde entonces y el plan es terminar el doctorado y obtener el título de Doctor en Ciencias Naturales con especialidad en Astronomía, en el primer semestre del 2010. El trabajo que realizo es básicamente buscar pulsares nuevos. Ese trabajo lo estoy realizando utilizando el radiotelscopio de Westerbork aqui en los Países Bajos (Holanda), un radiotelescopio que consta de 14 antenas de 25 metros cada una. Lo que hago es básicamente analizar los datos, escribir software y métodos eficientes para poder procesar los datos. Para eso utilizo también dos supercomputadoras una es el clúster llamado “PuMa” que es la abreviatura de “Pulsar Machine”, un clúster que consta de 32 computadoras con procesadores y discos dobles, en total es el equivalente a 64 computadoras como las que una persona tiene en casa, combiandas. El otro clúster que utlizo es un clúster aquí en la Universidad de Manchester (el Observatorio Lovell de Jodrell Bank en el Reino Unido), y este último consta de más o menos 600 procesadores. Si los datos que tengo que analizar los analizara una sola computadora, me tardaría unos 30 años!!!!, pero con la ayuda de estos clústers, me tardo mas o menos pocas semanas. Los datos que analizo, conciernen a tres regiones diferentes del cielo, y los datos de cada región son diferentes, puesto que queremos ver objetos ligeramente diferentes. Los pulsarses que ando buscando, no serían tan brillantes y podrían corresponder a dos tipos diferentes de manifstaciones de estrellas de neutrones: radio-pulsares, estrellas de neutrones que giran rápidamente y que emiten pulsos de radio cada vez que uno de los polos magnéticos apunta hacia la Tierra, y RRATs llamados así por el acrónimo en inglés de Rotating Radio Transient, es decir, trasiente de radio rotante, son básicamente algo asi como “hermanos” de los pulsares, estrellas de neutrones con campos magnéticos muy potentes, pero que por alguna razón que no conocemos aún emiten pulsos de radio de manera no constante, es como si un faro se encendiera o apagara de vez en cuando y no cada vez que apunta hacia nosotros. Esta búsqueda está tomando lugar en tres diferentes regiones del cielo: i) en el plano de nuestra Galaxia (en la constelacion del Cisne), ii) en la galaxia de Andrómeda, M31 (fuera del plano de nuestra Galaxia) y iii) en la Galxia Enana de Escultor (uno de los satelites de la Via Lactea).

Aparte de todo esto, me ha tocado ser ayudante de cátedra en los cursos de la Maestría en Astronomía aquí en Ámsterdam, en los cursos de i) Estructura y evolucón estelar ii) Astronomía Observacional. Mis planes a futuro son, primeramente, concluir mi doctorado, quizás continuar en el mundo de la investigación por un tiempo para luego retornar a colaborar en la edificación de la nueva Facultad de Ciencas de la Universidad de San Carlos.


Enrique Pazos Avalos

Desde niño siempre me emocionaba todo lo que estuviera relacionado con el cosmos, galaxias, estrellas o planetas. Las fotos tomadas por grandes telescopios mostraban galaxias de formas curiosas y sutiles colores que indicaban la presencia de distintos elementos químicos. Con el fuerte deseo de conocer a fondo la explicación detrás de estos fenómenos, decidí estudiar física en la USAC. Al concluir la licenciatura terminé con una base sólida de conocimientos acerca de las cuatro interacciones fundamentales de la naturaleza. Aprendí que toda estrella brilla debido a reacciones nucleares, que la luz emita no es más que una pequeña porción del espectro electromagnético y que la gravedad es la responsable de la estructura galáctica.

Al terminar la licenciatura también me di cuenta que ese era el primer
paso de una aventura. El paso siguiente consistía en continuar estudios de post-grado. Es allí donde uno aprende las teorías más avanzadas y el proceso mismo de la investigación científica. En Guatemala, el continuar una maestría o doctorado en física no estaba disponible. La única opción era estudiar en el extranjero. Fue así como con ayuda del internet recolecté información sobre universidades en EEUU y los requisitos para ser admitido. Me prepare para tomar el TOEFL y el GRE, que son básicamente los exámenes estandarizados de admisión en EEUU y luego de mandar las solicitudes fui aceptado en la Universidad de Texas en Brownsville. Fue una grata sorpresa el darme cuenta que los cursos que empecé a llevar no eran más difíciles que los que ya había llevado en la licenciatura. La base que yo tenía era muy buena y me permitió avanzar rápidamente. Actualmente estoy en el último año del doctorado en física y trabajo en la simulación de colisiones de agujeros negros y ondas gravitacionales.


Rodrigo Sacahui Reyes

Motivaciones para estudiar Astronomía y Astrofísica:La Astronomía es una ciencia que abarca muchos campos de estudio, dividiéndose en dos grandes ramas: la observacional y la teórica. La observacional comprende mucho más que los clásicos telescopios ópticos, abarca todo el rango del espectro electromagnético, desde observaciones en ondas de radio hasta los muy energéticos rayos gamma. Los datos no vienen como imágenes y generalmente no son sencillos de interpretar, esto requiere de muchos conocimientos tanto de física, electrónica, estadística y computación entre otros para lograr una buena interpretación de los datos recibidos. La parte teórica utiliza a la física y a la matemática para el estudio y entendimiento de los fenómenos en el universo, tanto los observados como los no observados, explicando desde por qué el sol emite luz hasta los temas exóticos como materia obscura y agujeros negros. Estas dos ramas van de la mano, necesitando una de la otra y el estudio de cualquiera puede resultar interesante y apasionante.

La astronomía es una ciencia multidisciplinaria, se apoya en ciencias
como la química, biología y principalmente en la física. Afortunadamente en Guatemala existe la posibilidad de iniciarse en el estudio de esta ciencia, actualmente dos universidades ofrecen la carrera de física, la cual es un buen primer paso para el estudio de la astronomía, allí uno aprende tópicos de mecánica clásica, electrodinámica, mecánica cuántica y termodinámica necesarios para el estudio formal de la astronomía, sin embargo la astronomía es una de las ciencias donde los aficionados contribuyen significativamente, sus observaciones han sido y son fundamentales en el descubrimiento de objetos celestes.

El desarrollo de esta ciencia se da no por esfuerzo individual, existen grupos de investigación formados por varias personas generalmente de distintas partes del mundo, quienes en colaboración realizan las investigaciones. Guatemala no debe rezagarse en estos grupos, por lo que debe impulsarse la investigación de este nivel en nuestro país.


Julio Gallegos

Siempre me interesó la física y la matemática,me gustaron desde pequeño. Recuerdo que en primaria hicimos un rehilete(como se dice en
El Petén), un pequeño molino de viento, lo pintamos en los colores del
arco iris (los que nos enseñaban en la primaria: rojo,  anaranjado,  amarillo, verde, azul, añil y morado) para mi sorpresa, la luz  se”recompuso” y vi mi rehilete blanco! Ahí empezó desde cuarto primaria mis ganas por estudiar física. Al terminar la secundaria estaba seguro que quería una carrera con mucha matemática y física, pero como a muchos, quería algo aplicado para poder trabajar y ganar para los frijoles. Así que opté por Ingeniería Electrónica, gracias a una beca dela AID. En el transcurso de la carrera, me encontré con otros dos “incautos” y entre los tres nos convencimos para cambiarnos a física! Vaya susto el de mis papás. Pero lo tenía decidido, estudiaría las dos cosas la ingeniería electrónica y la licenciatura en física (de ilusión también se vive). Terminé física y hasta cuarto de electrónica (y algún cursito más de matemática). Logramos que en el último año de la licenciatura nos dieran dos cursos de Cosmología y Gravitación; ese fue el impulso que necesitaba para decidirme a estudiar astrofísica fuera de Guatemala. Hice una tesis de
licenciatura relacionada con la materia obscura, fue muy difícil conseguir información desde Guatemala; aunque no lo crean, hace 16 años, la Internet prácticamente no existía en Guatemala y no teníamos el acceso a la información como ahora.

Me gradué pensando en que quería trabajar en la búsqueda de las enanas
cafés, en ese momento, el eslabón perdido de la evolución estelar, ni
planetas, ni estrellas. Así que busqué en Nature (de las pocas revistas científicas con las que contábamos) y vi que un grupo en el Instituto de Astrofísica de Canarias buscaba las Enanas Marrones (en España, marrón=color café) así que por allí me fui. La Agencia Española de Cooperación Internacional, me concedió una beca Mutis para estudiar el doctorado. Para no hacer el cuento largo, me presenté en el Instituto en La Laguna, Tenerife en Octubre de 1995 con el jefe del proyecto y empecé a trabajar en la búsqueda de enanas cafés, con muy poca idea sobre astronomía, pero con muy buena base en matemática, física y, algo que me ayudó muchísimo, computación. Por razones burocráticas, tenía que hacer la tesis “oficialmente” en la Radiación del Fondo Cósmico de Microondas, mientras trabajaba en las enanas cafés. Encontré una, Teide Pleiades 2, que resultó ser un sistema binario de enanas cafés, como su nombre indica fue la segunda enana café encontrada en el cúmulo de las Pleiades, la primera también la encontró el equipo del IAC ye s la primera enana café libre (no ligada a estrella) encontrada.

Mi interés por la RFCM o CMB (en inglés), creció, ya que tenía mucho de instrumentación. Al principio trabajé en el proyecto GEM del profesor George Smoot (Nobel 2006), pero la antena había sufrido muchos daños, así que me quedé sin instrumento para trabajar. Tirado a 2400 metros de altura en el observatorio y sin tesis, tan lejos de mi familia y de mi país, o tiraba pa´lante o me regresaba con el rabo entre las piernas. Pues pa´lante, y decidí hacer mi propio instrumento, sin dinero y con la ayuda de una tienda de electrónica cuyo dueño era aficionado a la astronomía, construí mi primer radiotelescopio, Espinete, trabajando a 10Ghz(frecuencia de la televisión por satélite, que eran los amplificadores que tenían en la tienda). Con él pude cartografiar la región de la nebulosa del Cangrejo, muy prominente en microondas. Todo un éxito, que me consiguió los fondos que necesitaba y construimos dos radiotelescopios trabajando entre 11 y 18 GHz para mapear el cielo en microondas. Este trabajo resulto un buen prototipo para probar métodos de análisis para la misión Planck. Mi futuro estaba sellado.

En la misión Planck llevo trabajando desde 1998 hasta la fecha (con algunos paréntesis en el Proyecto Galileo de la ESA). Ahora me dedico
a cosas un poco menos científicas, hasta que tengamos los datos de Planck (un mapa del cielo más o menos cada 6 meses y medio)  cubriendo un rango de frecuencias entre 30 GHz y los 857 GHz en 9
bandas. Trabajo en la Oficina Científica de Planck preparando las futuras entregas de datos de Planck a la comunidad científica internacional (después del 2012, aún por confirmar).

Pese a las dificultades (estar lejos de la familia, del país, la mensualidad de la beca no llega a tiempo, problemas con la gente, con los equipos, retrasos y un largo etcétera), vale la pena, las satisfacciones son muchas. Qué pasará después de Planck, quien lo sabe, pero espero seguir en la astronomía espacial con otras misiones como LISA

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.